esta es una historia bíblica muy bonita en donde se observa la gran fe que puede tener un hombre en momentos difíciles F o r e i g n L a n g u a g e s

esta es una historia bíblica muy bonita en donde se observa la gran fe que puede tener un hombre en momentos difíciles F o r e i g n L a n g u a g e s

Esta es una historia bíblica muy bonita en donde se observa la gran fe que puede tener un hombre en momentos difíciles y salir sano y salvo. El profeta Daniel era un muchacho que había llegado a Babilonia con Sadrac, Mesac y Abed-nego. El rey estaba muy a gusto con estos hombres porque eran trabajadores y muy honestos. Se les dio siempre los trabajos más importantes y esto hacía que los demás trabajadores del rey se pusieran celosos. El nombre del rey era Darío y a él le agradaba mucho la forma de ser de Daniel. Él sabía que Daniel era un buen trabajador por lo que decidió poner a cargo de Daniel todo el reino. Los otros siervos del rey eran muy celosos de Daniel y trataron de encontrar algún motivo para poner en problemas a Daniel. Ellos estaban tratando de conseguir que el Rey Darío lo botara del reino, pero Dios cuidaba mucho a Daniel de sus enemigos y no le podían encontrar ningún motivo.

Finalmente estos hombres dijeron unos a otros: “No podemos encontrar alguna razón para que el rey arroje a Daniel del reino porque es muy obediente de las órdenes que da el rey Darío. La única manera en que Daniel podría llegar a desobedecer al rey es si es que hubiera una ley en contra de su dios. Así que se fueron a ver al rey Darío, y dijeron: “¡Oh, gran rey, eres tan maravilloso que nadie debe orar a nadie más que tú.” El rey dijo: “¡Esa es una gran idea!” Entonces los hombres continuaron: “Todos deben hacer esto y cualquier persona que rece a algún dios debe ser arrojado al foso de los leones.” Los trabajadores mintieron y dijeron que todos los que trabajaban para el rey estaban de acuerdo, pero por supuesto no se le había hablado a Daniel de esta idea, porque sabían que él no estaría de acuerdo. El rey no sabía esto, así que se hizo la ley y no podría ser cambiada. Cuando Daniel se enteró sobre la nueva ley, hizo lo que siempre hacía. Se fue a casa a una habitación de arriba y abrió las ventanas que daban a la ciudad. Tres veces ese día puso de rodillas y oró a Dios como siempre lo había hecho.

Estos hombres iban en grupo a la casa de Daniel y lo encontraron rezando y pidiendo a Dios por ayuda. Así que le avisaron inmediatamente al rey y le dijeron: “Su trabajador Daniel está ignorando sus órdenes. Lo hemos visto rezar a su Dios tres veces hoy.” Cuando el rey oyó esto, se puso muy triste. Realmente le caía bien Daniel y él no quería que muriera. Lo intentó todo para que cambiara la ley para evitar que fuera arrojado en el foso de los leones, pero los hombres se le acercaron y le recordaron que la ley no podía ser cambiada. Daniel tendría que ser castigado. Así que al final del día, el rey dio la orden, y trajeron a Daniel y lo echaron al foso de los leones. El rey dijo a Daniel: “Espero que tu Dios al que le rezas, te rescate.”

Una piedra grande y pesada se puso delante de la puerta en donde encerraron a Daniel y el rey volvió a su palacio con lágrimas en los ojos. Esa noche el rey Darío no podía comer ni dormir ya que estaba muy preocupado por lo que le pasaría a Daniel con los leones. Al día siguiente, en cuanto salió el sol, el rey se levantó y corrió al foso de los leones. A medida que se acercaba gritó: “Daniel, ¿pudo salvarte de los leones, tu Dios al que sirves y oras ?” El rey esperó en silencio una respuesta. Entonces, de repente, Daniel dijo: “Oh rey, vive para siempre. Mi Dios envió un ángel y les cerró la boca de los leones. Ellos no me han hecho daño, porque no he hecho nada malo”.

El rey saltó de alegría y de inmediato ordenó que Daniel fuera sacado del foso en donde estaba con los leones. Y cuando Daniel se salió, no había ni siquiera un rasguño en él, porque confiaba en Dios. El rey sabía que los hombres le habían engañado para castigar a Daniel así que el rey los castigó a ellos. Después el rey hizo una nueva ley y dijo: “El Dios de Daniel es grande, y todos en mi reino deben respetar a su Dios, que protegió a Daniel de los leones hambrientos.”

La lectura viene de